KFPS Royal Friesian

News

Adiestramiento con Judith Pietersen

06/11/2017

En nuestra serie sobre adiestramiento, nos concentramos en cómo prepararnos adecuadamente para una competencia. En este tercer episodio, la jinete/entrenadora Judith Pietersen se sube a la silla de montar para una clase con su instructor Johan Hamminga, quien nos explica qué nivel de entrenamiento necesita un caballo para estar listo para las clases Z1.
En el entrenamiento todo se reduce a lo básico. ‘Un caballo de nivel Z debe poder moverse en equilibrio horizontal y llevar un poco más de peso en los posteriores. Para muchos caballos Frisones, la postura de la cabeza / cuello necesita un poco de atención extra’, nos dice Hamminga. Judith camina a Limited Edition (Uldrik 457) en un marco relajado y horizontal. ‘Queremos que el caballo baje el cuello y se relaje desde la cruz’, continúa Johan. Judith hace mucho trabajo en círculo y con frecuencia monta el semental con un poco de espacio para relajarlo y hacer que reaccione más rápido a las ayudas y de los posteriores. El cuello debe mantener una buena longitud.
Y pronto el travers (posterior adentro) y la espalda adentro se incorporan rápidamente en el entrenamiento, manteniendo el enfoque en una buena postura, actividad y soltura. Judith gira en el lado corto y mantiene la flexión durante el apoyo cuando monta. ‘No se debe doblar demasiado. El primer paso es hacer que vaya a los lados y cruzar las patas’, aconseja Johan. Cuando eso funciona bien, el ejercicio se repite al trote. Un gran ejercicio para acelerar su reacción en este movimiento de hacer transiciones al paso y volver al trote en el apoyo.
Después de un breve respiro al paso, comienzan el trabajo en el galope. Preparándose para un pequeño cambio al galope, Johan le da el consejo a Judith para que doble en el lado más largo y virtualmente monte a su caballo contra el borde opuesto de la pista. ‘Eso hará que disminuya la velocidad por sí mismo para que no necesites usar demasiado las riendas. Esa es una forma más fácil de enseñarle la transición descendente del galope al paso.’ Después de varias veces la transición hacia abajo es maravillosamente suave e imperceptible.